Riding Colors es un proyecto que tiene como función principal ayudar a los necesitados a través del arte.
N
ació durante un viaje del artista  Adrián Torres al sudeste asiático en 2014, a La India, concretamente a la Fundación Vicente Ferrer.

Cuando llegue no sabían muy bien qué hacer conmigo porque nunca había ido un artista a colaborar. Descartamos dar clases de pintura  a los niños por falta de tiempo, y decidimos hacer un mural en la fachada de la tienda de la Fundación para darle un poco de visibilidad. Una vez finalizado buscamos otro proyecto y me llevaron a visitar un centro de niños con parálisis cerebral. Me impactó mucho la visita y desde el primer momento supe que quería hacer algo allí. Fue una especie de revelación, por primera vez se me ocurrió que a través de mi arte podría ayudar a los niños de alguna manera, quería mejorarles el entorno, hacerlo más agradable  y motivador gracias a los colores y la pintura, tratando de expresar diferentes sensaciones. El color es el elemento fundamental de mi pintura y su conocimiento me ayudó mucho a la hora de cambiar la energía del lugar”

Motivado por la gran experiencia vivida en La India, Adrián decidió continuar su aventura y ampliarla a diferentes países con nuevos proyectos, sobre todo centrados en orfanatos y escuelas donde el artista realizaba murales en solitario y en colaboración con los niñ@s; en otras ocasiones pintaban juntos y realizaban exposiciones.

Adrián quería crear un  entorno mejor para los niños que viven en orfanatos y escuelas a través de los  murales… Pero el proyecto creció a medida que avanzaba su viaje y aventura, aportando y desarrollando nuevas ideas según los espacios, sociedades y necesidades, trabajando con diferentes organizaciones y aprendiendo mucho de cada experiencia.

El viaje se alargó más de un año y Adrián realizó proyectos en países como Tailandia, Camboya, Indonesia, Filipinas, Haití, República Dominicana…

Para el artista es realmente sorprendente ver cómo cambia la energía de lugares y personas a través del color, la piedra angular de su trabajo.

”No tengo palabras para expresar lo feliz que me hace ver cómo el arte puede ayudar a otros a mejorar sus vidas”  -Adrián Torres-.